La Creación y los Primeros Hombres según los textos sagrados

Concepto religioso | Publicado: 28/07/2016

Para las principales religiones monoteístas del mundo (el cristianismo, el islam y el judaísmo) el origen del Universo, la vida y la especial naturaleza del ser humano están explicados en sus textos sagrados, principalmente en el Génesis, libro incluído en el Antiguo Testamento de la Biblia cristiana, en el Tanaj hebreo y aceptado como libro sagrado por los musulmanes.

Haciendo una pequeña adaptación narrativa actual, la historia se podría resumir de la siguiente manera:

En el principio Dios creó el cielo y la tierra, con todo lo que contienen, en seis días:

  • El primer día dijo: hágase la luz, y hubo luz.
  • El segundo hizo el firmamento.
  • El tercero separó las aguas de la tierra, haciendo que ésta produjese la vegetación.
  • El cuarto hizo el sol, la luna y las estrellas.
  • El quinto creó los peces y las aves.
  • El sexto creó todos los otros animales y al ser humano.
  • El séptimo día Dios descansó.

Cuando creó al primer ser humano (un varón), lo hizo a su imagen y semejanza, formando el cuerpo de tierra y soplando en su rostro para infundirle un alma inmortal. Lo llamó Adán y lo dejó en el Paraíso terrenal, un lugar lleno de delicias.

Miguel Ángel: la creación de Adán (1511)
Miguel Ángel: la creación de Adán (1511)

Para que Adán no estuviera solo, Dios lo durmió para quitarle una costilla, de la cual formó a la primera mujer y madre, a la que llamó Eva.

Adán y Eva junto a Dios. Detalle en el "Jardín de las Delicias" de El Bosco (1505)
Adán y Eva junto a Dios. Detalle en el "Jardín de las Delicias" de El Bosco (1505)

Dios había creado antes, también a su imagen, unos seres de naturaleza más elevada, puros espíritus sin forma ni figura capaces de subsistir sin un cuerpo, y libres para hacer el bien y el mal, por lo que decidió ponerlos a prueba:

  • La mayoría le fueron fieles y fueron premiados con la gloria, por lo que los llamó Ángeles o Espíritus.
  • Otros pecaron de soberbia al querer ser independientes y semejantes a Dios, siendo llamados Diablos o Demonios, con Satanás como líder. Fueron expulsados del cielo y condenados al infierno por toda la eternidad.

Mientras, Adán y Eva vivían felices e inocentes, libres del dolor, el sufrimiento o la muerte. Les había permitido que comiesen de todos los frutos del Paraíso, excepto de un árbol que había en el centro, llamado árbol de la ciencia del bien y del mal. Satanás, envidioso, tentó con éxito a Eva a comer el fruto prohibido, y ella a su vez tentó después a Adán, pecando los dos.

Por este acto Dios enfureció y desterró a Adán y Eva del Paraíso para que tuvieran que ganarse el pan con el sudor de su frente, ellos y todos sus descendientes, los cuales nacerían con la carga del pecado original y serían esclavos de Satanás y enemigos de Dios.

Sin embargo, Dios, con su infinita misericordia, les prometió un Salvador (el Mesías), que vendría para librar a la humanidad de esta condena, promesa que repetirá en el futuro a numerosos elegidos.

Una vez expulsados del Paraíso, Adán y Eva tuvieron dos hijos, Caín y Abel, siendo de mayores agricultor y pastor respectivamente. Abel sacrificaba animales de su rebaño para Dios, mientras que Caín le ofrecía los peores frutos de su trabajo, por lo que Dios mostraba más aprecio hacia Abel. Caín, lleno de ira y envidia, mató a Abel, y Dios, al ver a Adán y Eva apenados por lo sucedido, les dió otro hijo al que llamaron Set.

Tintoretto: Caín y Abel (1553)
Tintoretto: Caín y Abel (1553)

Adán, durante su larga vida de 930 años, tuvo otros muchos hijos e hijas, que se multiplicaron y poblaron la tierra. Se formaron las primeras tribus con patriarcas, jueces y sacerdotes, y sus miembros tenían vidas muy largas para enseñar y perpetuar la fe en Dios.

Con el tiempo (varios siglos) el ser humano se pervirtió con vicios y deshonestidades, enfureciendo nuevamente a Dios, quien desató el Diluvio Universal, haciendo llover 40 días con 40 noches, hasta que las aguas cubrieron los montes más altos, muriendo todos los seres humanos salvo Noé y su familia, a quien Dios había ordenado construir un Arca (una especie de barco), en el que se salvasen él, su mujer, sus tres hijos y sus respectivas esposas, junto con los animales que Dios había indicado.

Simon de Myle - El arca de Noé sobre el monte Ararat (1570)
Simon de Myle - El arca de Noé sobre el monte Ararat (1570)

A partir de aquí, comienza en las escrituras sagradas la historia del pueblo hebreo, origen del judaísmo y de las otras principales religiones monoteístas, el cristianismo y el islam, entre otras variantes.



Archivos


Etiquetas