El islam

Organización | Fecha: 613 NE | Revisado: 09/12/2015

El islam es una religión monoteísta y abrahámica, es decir, que reconoce a Abraham como el primer patriarca de árabes y judíos. Basa su fe en el Corán, el libro sagrado que recopila la palabra de Mahoma, el único profeta en poder de la verdad que reconocen sus practicantes, los musulmanes.

Esta corriente nace en el siglo VII, cuando la península arábiga estaba poblada por grupos tribales en constante lucha, y con dos centros de comercio y peregrinaje destacados: Medina (o Yatrib) y la Meca, donde existía una especie de confederación de tribus entorno a la Kaaba, en la que eran adorados diversos ídolos religiosos (los expertos creen que unos 360) de todas las tribus.

Sobre el año 613, Mahoma empezó a predicar la palabra de Dios recibida según él del arcángel Gabriel durante sus meditaciones en cuevas de la zona. Tras superar serios enfrentamientos con el gobierno de la región, consiguió finalmente dominar ambas ciudades, imponiendo su doctrina y destruyendo todos los ídolos anteriormente adorados en la Kaaba.

Después comenzó a someter a la fuerza al resto de tribus árabes hasta su muerte en el año 632, habiendo extendido su doctrina (recogida póstumamente en el Corán) por toda la Península Arábica y parte de Siria y Palestina.

El islam, como imperio o estado, llegó a dominar diferentes países y regiones, que posteriormente fue perdiendo en diversas guerras, como en el caso de España con la llamada reconquista de Al-Ándalus en favor del cristianismo.

Islam: máxima expansión (año 715)
Islam: máxima expansión (año 715)

Aun así, hoy en día es la segunda religión con más fieles (unos 1500 millones) en todo el mundo.

Lo primero que debe entenderse es que para el islam no existe la política al margen de la religión (como la separación occidental de Iglesia y Estado), si no que el funcionamiento del islam debe siempre estar bajo la supervisión de la ley islámica (Sharía), basada en el Corán, que impone al practicante cinco normas inquebrantables:

  • La confesión de la Fe (shahada) que dice: "Confieso que no hay más dios que Alá y Mahoma es su Profeta".
  • La oración (salat) de los versiculos del Corán (suras) en dirección a La Meca,  en horas concretas, cinco veces al día, y con el viernes como día de la oración común.
  • Limosnas (zaqat) a los necesitados como forma de purificación.
  • El ayuno (savn) mientras el Sol esté en el cielo, durante el mes del Ramadán, el noveno del calendario musulmán.
  • La peregrinación a La Meca al menos una vez en la vida durante el último mes del calendario musulmán.

Luego, existen unas normas o tradiciones entre las que destacan:

  • La autoridad del hombre sobre la mujer, así como la del padre por encima del resto de miembros de su familia.
  • La posibilidad de poligamia del hombre, el cual puede tener hasta cuatro esposas siempre que tenga los medios para mantenerlas económicamente.
  • La prohibición de comer cualquier producto derivado del cerdo, que es considerado un animal impuro, así como de tomar bebidas alcohólicas (u otras consideradas dañinas).
  • La prohibición de los juegos de azar.

Cabe mencionar también su absoluto rechazo a la idolatría, o adoración de representaciones de dioses, demonios o espíritus, es decir, los ídolos, donde los musulmanes más "ortodoxos" incluyen también las imágenes religiosas, como pinturas o dibujos. El primer ataque a la idolatría ocurrió en la misma Kaaba, cuano Mahoma conquistó la Meca y destruyó todos los ídolos, ahora considerados "paganos", que había en su interior. Esto explica la total indiferencia mostrada por el mundo islámico a lo que en occidente se denomica patrimonio histórico.

Personajes como Adán, Noé, Abraham, Moisés, Salomón o Jesús (Isa), entre otros, son aceptados como profetas (y nada más) anteriores a Mahoma.

La Torá (uno de los libros del Tanaj hebreo y del Antiguo Testamento cristiano), los Evangelios (el Nuevo Testamento cristiano) o los Libros de Salomón son considerados como libros sagrados, aunque interpretándolos a su manera y por supuesto nunca al nivel del Corán, que sí contendría la palabra de Dios original, pronunciada en árabe clásico.

Por último, hay que explicar que para una minoría de los musulmanes, existe una sexta norma en la Sharía denominada Yihad, o el esfuerzo en el camino de Dios. Esto puede implicar, a parte de una lucha interna contra las "debilidades" (o yihad mayor), una lucha para propagar la fe mediante el ejemplo y la predicación (o yihad menor) y en última instancia como respuesta a una violencia sufrida. El musulman que practica la Yihad es conocido como Muyahidín.

Las ramas más extremistas (fundamentalistas) del islam utilizan esta Yihad para ejercer una ofensiva militar y terrorista conocida como yihadismo moderno.



Etiquetas