El Monstruo del lago Tahoe

Revisado: 21/11/2017

El Lago Tahoe es famoso por una leyenda sobre un supuesto monstruo que lo habita, nacida de diversos testimonios que afirman haber avistado a una criatura de grandes dimensiones emergiendo de las aguas. Los lugareños lo han bautizado como "Tessie", un claro guiño a Nessie, el famoso monstruo del lago Ness.

Lago Tahoe
Lago Tahoe

Los testimonios más antiguos de la criatura datarían de mediados del siglo XIX, transmitidos por algunos miembros de la tribus indias Washoe y Paiute a los colonos.

A mediados de los años 70, el famoso oceanógrafo francés Jacques Cousteau lideró supuestamente una expedición para explorar las profundidades del lago. Existe una leyenda (desmentida por su familia) sobre esta inmersión que afirma que lo que el oceanógrafo encontró era tan aterrador que se negó a revelarlo al público, guardándose todos los datos y grabaciones de la expedición. Le atribuyen la siguiente frase:

¡El mundo no estaba preparado para lo que hay allí abajo!

Por norma general, al monstruo se el atribuye un cuerpo con forma de serpiente gigante (con unos 18 o 20 metros), piel oscura y rasgos de reptil. Otra veces se le ha comparado con un pez gigante, en concreto un esturión.

Se dice que el monstruo suele atacar a personas que se adentran nadando solas, levantándolas con la boca hacia el aire para cogerlas y sumergirlas en la parte más profunda del lago donde las devoraría. Pero no se encuentran registros oficiales ni testimonios de hechos semejantes. Quizá tenga cierta relación con otra leyenda que afirma que en las profundidades del lago podrían haber innumerables cuerpos humanos conservados.

Es en medios digitales (sobre todo blogs de aficionados a la criptozoología) donde se publican supuestas imágenes del monstruo. Las únicas que a priori parecen auténticas son en realidad supuestas fotografías de los otros famosos monstruos del lago Ness y del lago Champlain.



Etiquetas